Triste ilustración, en la cual podemos ver a Jesús con la corona de espinas, muriendo por nuestros pecados, sufriendo como si fuese un mortal más. Es el sacrificio del hijo de Dios por la humanidad, humanidad que lamentablemente cada día se encuentra más descarreada del sendero que Él nos marcó.